jueves, 1 de septiembre de 2011

A CÍTRICOS

©Patricia Karina Vergara Sánchez


A cítricos. Ella huele a cítricos: como naranja jugosa, como limón fresco, como lima recién cortada y el olor hace agua mi boca, como si pudiera morderla y zamparme un pedacito de su piel apetitosa.

Sé de su olor porque inundó todo a mi alrededor cuando se inclinó sobre mi escritorio, demasiado cerca, para entregarme una bibliografía que propone revisemos juntas, alguna vez, en la biblioteca.

Ahora ha vuelto a su asiento y me mira con ese destello pícaro en los ojos mientras yo trato de mantener compuesto mi gesto de distinguida y seria profesora de esta distinguida y seria universidad -a pesar de que mis piernas tiemblan de terrenal deseo y mis manos aferran al escritorio porque no puedo aferrarme a su cuerpo-.

Su mirada descarada me recorre y ella sonríe mientras respondo esas preguntas complejas sobre ética e ideas con las que mi alumna intenta impresionarme o distraerme.

Yo me voy a otro mundo mirando sus labios suaves. Es sólo por un segundo y luego me recobro. Ante treinta estudiantes presentes yo no puedo perder la compostura. Nadie debe saber lo que ocurre aquí. Esta corriente eléctrica inoportuna debe permanecer oculta, secreta entre ella y yo, contenida.

Esta es una digna, formal y conservadora institución. No hay lugar para la pasión, jamás entre docente alumno, mucho menos entre ella y yo.

¿Maestra y estudianta? 

Sería un sismo en la estructura misma de este sacrosanto templo del saber. Ni pensarlo.

Ella no deja de mirarme, gata dispuesta a saltar. Serpiente hipnótica que sin tocarme me estremece.

No sé cómo, pero logro guardar las necesarias apariencias el resto de la clase, hasta que el bendito timbre suena indicando que ella se marchará por fin. Yo respiro profundo. Se irá. La tregua durará hasta que mañana inicie de nuevo la clase y de nuevo  el suplicio.

Todos mis estudiantes salen del aula. Voy a cerrar la puerta y la miro, se ha quedado al último. Pone seguro en la puerta para que nadie pueda abrirla de improviso. Estamos frente a frente. Extiende su mano y coloca solamente la punta de su índice en mi hombro y desliza, apenas tocando, la huella de su dedo por mi brazo.

Mi  brazo, mi hombro, mi cuerpo, la puerta, el salón, el pizarrón, los pupitres,los papeles en los pupitres, los muros, la universidad completa, el mundo entero... Se incendian…



6 comentarios:

Anónimo dijo...

...todo lo incendias..

Anónimo dijo...

me encantó...

Anónimo dijo...

Hay segunda parte? o se deja a la imaginación?
Muy bueno.

Israel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ronald D. Ortiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Esther dijo...

Mas que hermoso, saludos, felicidades por tan linda inspiracion

Publicar un comentario